Hidratación facial

El paso del tiempo hace que parte de nuestra belleza natural acabe permaneciendo oculta, mediante tratamientos rejuvenecedores, como la mesoterapia facial, podemos recuperar el brillo y la luminosidad del rostro, revitalizándolo y aportando toda la tonificación que necesita la piel.

Duración: 30 minutos

Precio: a partir de 169€

Consigue
Consigue

¿Qué es la mesoterapia facial?

La mesoterapia facial es un tratamiento médico que consiste en la inyección subcutánea de un cóctel de vitaminas facial y principios activos muy completo y adaptado a las necesidades del rostro del paciente.

Estas infiltraciones en la cara incluyen vitaminas A,B,C,E y K, minerales, coenzimas y ácidos nucleícos, ácido hialurónico, aminoácidos, oligoelementos y péptidos, con fórmulas que se adaptarán a cada paciente de manera exclusiva. Como resultado, este cóctel de vitaminas hidrata la piel en profundidad a la vez que ayuda a la prevención de la aparición de arrugas al aumentar la producción natural de colágeno y elastina.

Su objetivo es el de mejorar el estado y la calidad de la piel, lo que le permite un aspecto renovado al recuperar la belleza natural, además de tratar el envejecimiento cutáneo fruto del paso del tiempo, agresiones externas como la contaminación o el sol.

¿Por qué se realiza la mesoterapia facial?

Con el paso de los años, la piel va perdiendo su capacidad de regeneración, reduciendo la producción de elementos clave como son el ácido hialurónico o el colágeno. Mediante la realización de un tratamiento de mesoterapia facial, conseguiremos beneficios inmediatos, entre los que destacan:

– Mejora de la hidratación cutánea.
– Produce efecto antioxidante que retrasa el envejecimiento.
– También tiene efecto tensor desde la primera aplicación.
– Aumenta la densidad de la dermis y reestructura su arquitectura interna.
– Se reactivan las funciones naturales de la piel a través de la bioestimulación cutánea.

Puedes realizarte una mesoterapia facial en Bloome en nuestros centros de medicina estética en Barcelona y Tarragona

Precios y packs

Una sesión: 169€

Dos sesiones: 299€

Pack de 3 sesiones: 399€

Consejos

¿Cómo se realiza una mesoterapia facial?

Para realizar la mesoterapia facial, se deberán seguir los pasos que se detallan a continuación:

  1. Limpieza de la piel para asegurarnos que está perfectamente limpia y sin resto de maquillajes.
  2. Aplicamos un anestésico tópico mediante crema que evitará las molestias durante el proceso.
  3. Mediante microinyecciones, el especialista introduce las sustancias del cóctel vitamínico en la dermis para nutrir toda la piel del rostro.

Una vez finalizada la sesión, es posible que aparezca algo de hinchazón y enrojecimiento en la zona tratada, pero desaparecerá de forma natural en unas pocas horas.

¿Tienes dudas sobre la mesoterapia facial? Te las resolvemos.

El precio de la mesoterapia facial en Bloome varía según el número de sesiones. Nuestro equipo médico evaluará tu caso personalmente y te recomendará el número de sesiones que son necesarias para tu caso. El precio base de una sesión de mesoterapia facial son 169 €, dos sesiones son 299 € y tres sesiones son 399 €.

El concepto de dolor varía de un paciente a otro, de manera que para la mayoría la mesoterapia facial es un proceso indoloro o que supone una molestia muy leve, pero si eres de las personas que presentan una mayor sensibilidad, sin ningún tipo de problema se puede aplicar anestesia tópica y de esta manera no notarás absolutamente nada.

La mesoterapia tiene como objetivo prevenir el envejecimiento, a la vez que aporta nutrientes a la dermis, fomenta la producción de colágeno y consigue retrasar la aparición de arrugas en el rostro, resaltando así la belleza natural de cada paciente.

En la mesoterapia facial los resultados son visibles tras 4 o 7 días después del tratamiento realizado. Poco a poco, podrás ver cómo tu piel tiene un efecto más saludable e hidratada.

Hay que tener en cuenta que la mesoterapia es un tratamiento que se debe reforzar cada cierto tiempo con el objetivo de mantener los beneficios obtenidos.

Por esa razón, lo más recomendable es realizar un tratamiento de skinbooster que consiste en tres sesiones separadas por cuatro semanas, lo que nos permitirá alcanzar los mejores resultados.

Después de esto, se recomienda la realización de tratamientos de refuerzo que consistirán en una sesión cada tres o cuatro meses, con lo que los beneficios obtenidos en el primer proceso se mantendrán.

La mesoterapia facial se puede hacer a lo largo del año, ya sea para comenzar con el tratamiento inicial o para realizar tratamientos de refuerzo. Antes del verano se puede hacer una mesoterapia facial para preparar la piel frente a las agresiones del sol, arena y la sal del mar.

Pasado el verano puede ser otro momento ideal para realizar una sesión de recuperación completa de la piel. Antes de Navidad también puede ser otra época ideal para tener la piel perfecta y resaltar toda nuestra belleza natural en estas fiestas. Finalmente, también se recomienda durante la primavera, lo que ayudará a la recuperación de la piel del invierno y dará un empujón nutricional fantástico en esta estación.

En condiciones normales, el tratamiento puede tener una duración de hasta seis meses, aunque hay que tener en cuenta que en este plazo poco a poco se irán perdiendo los efectos.

Para lucir una piel saludable, recomendamos realizar un tratamiento de refuerzo cada cuatro meses, ya que de esta manera no tendremos que recurrir cada año al tratamiento de choque inicial que consiste en tres sesiones, por lo que al final sale mucho más rentable a la vez que garantizarás una piel revitalizada y nutrida.

La mesoterapia facial es un tratamiento que tiene como objetivo el de mejorar la apariencia y el estado de la piel, lo que significa que una vez que nos sometemos a tratamiento, se recomienda tener en cuenta unos cuidados básicos como son:

  • No apliques ninguna crema facial o maquillaje al menos hasta el día siguiente.
  • Cuando transcurra una semana tras el tratamiento, se recomienda aplicar crema de árnica.
  • Utilizar protectores solares si te vas a exponer al sol.
  • No practicar ejercicio físico, tampoco ir a una sauna, piscina o playa el día de la sesión.
  • Evita todo aquello que afecta negativamente a tu piel como es el consumo excesivo de alcohol, tabaco, exposición a contaminación, etcétera.

Descubre más tratamientos

¿No sabes qué tratamiento es el mejor para ti?

Habla con nuestro equipo médico experto para preguntar lo que quieras y elegir el tratamiento ideal para ti.