Bótox

Duración: 30 minutos

Precio: a partir de 299€

Adiós
Adiós

¿Qué es el botox?

El bótox es el nombre comercial del primer medicamento basado en la toxina botulínica y ha pasado a ser la forma coloquial de referirse a esta sustancia.
Es uno de los mayores tóxicos naturales conocidos que, sin embargo, gracias a su propiedad de relajación muscular temporal, sirve para hacer modificaciones estéticas o solucionar problemas médicos. La aplicación de botox bloquea determinadas señales químicas de los nervios, principalmente las señales que hacen que los músculos se contraigan y que causen arrugas en la frente y al rededor de los ojos.
En todos los casos, la aplicación del botox es mediante inyecciones a diferentes profundidades y en dosis muy variables según la necesidad del paciente.

¿Por qué nos encanta?

El efecto de la toxina botulínica sobre los músculos, le da a la piel una apariencia renovada, suave y que luce natural.
Este tratamiento aprobado por la FDA y la EMA se ha utilizado médicamente desde los 70 y es totalmente seguro.
Suele ser altamente efectivo y puedes hacer vida normal tras el tratamiento.
El botox sirve para tratar diferentes aspectos estéticos y médicos. Según cuál sea el tipo de condición a tratar, la aplicación del botox variará.

Precios

Botox facial

Gracias al bótox facial podemos prevenir o atenuar arrugas en zonas donde gesticulamos mucho. Con la aplicación de bótox en el rostro, desde Bloome buscamos una reducción de algunos movimientos musculares de la cara, pero no la supresión total de los mismos para así conseguir unos resultados naturales. Las zonas que más se benefician de los tratamientos de bótox antiarrugas se localizan en el tercio superior del rostro: ojos, frente y zona periocular.

Desde 299€

Baby Botox

El baby botox es un tratamiento facial de dosis más bajas para quienes desean prevenir las líneas y arrugas antes de que aparezcan. Con él, conseguimos relajar los músculos para intentar solucionar este problema, con posibilidades de que sea de manera efectiva. A partir de los 15 días de haber realizado el tratamiento de baby bótox, se pueden ver los resultados definitivos.

Desde 249€

Botox para bruxismo

Tratar el bruxismo con botox puede ser la solución a todos los efectos secundarios creados por esta condición. Evitando, así necesitar férula de descarga. Gracias al botox, reducimos la tensión muscular involuntaria con el uso de botox en la mandíbula y, si procede, en otros músculos implicados en la masticación, como los maseteros.

Desde 349€

Botox para hiperhidrosis o sudoración excesiva

Bloqueamos temporalmente los nervios que causan la sudoración. La duración del efecto suele ser entre seis y doce meses.

Desde 599€

Consejos

Áreas que se pueden tratar con botox

1. Frente

La aplicación de botox en la frente previene y corrige las arrugas horizontales tan típicas de las personas que tienden a elevar mucho las cejas mientras se expresan.

2. Patas de gallo

La zona de las patas de gallo es propensa a sufrir arrugas que se marcan cada vez que sonreímos o gesticulamos. El botox en las patas de gallo consigue eliminar esas arrugas o, si la piel está muy dañada, minimizarlas de manera notable, restando años al semblante.

3. Entrecejo

El botox logra reducir el gesto inconsciente de fruncir el ceño, combatiendo así las arrugas verticales que aparecen en el espacio situado entre las cejas y unos centímetros más arriba.

4. Mandíbula

Cuando aplicamos botox en la mandíbula, solemos hacerlo para tratar un problema de bruxismo.

5. Axilas

El botox aplicado en las axilas ayuda a controlar el exceso de sudoración sin los problemas que puede suponer la supresión total de la señal nerviosa implicada.

¿Tienes dudas sobre botox? Te las resolvemos.

Preguntas más frecuentes

El precio de cada sesión con botox depende de la marca del producto utilizado, pero sobre todo del número de viales necesarios por sesión. Además, a la hora de comprar el tratamiento de botox facial debes tener en cuenta que en Bloome, un área es igual a tratar la: parte superior de la frente, parte inferior de la frente/entrecejo o esquinas de los ojos.

Sí, puedes adelantarte a la aparición de arrugas en zonas especialmente conflictivas, como el entrecejo y el contorno de los ojos, con el tratamiento Baby Botox. Está especialmente recomendado en personas con cutis secos, que son los que más acusan los efectos acumulativos de una gesticulación normal.

Para evaluar correctamente la zona a tratar, tu piel debe estar limpia. Te pedimos que acudas a la cita sin maquillaje para poder hacer el tratamiento correctamente.

Después del tratamiento con botox en la cara podrían aparecer algunos puntos rojos o, en casos aislados, pequeños hematomas.

Si esto sucede, puedes maquillarte tras la sesión para camuflar esas alteraciones en el tono de la piel, aunque lo ideal sería dejar la piel tratada sin maquillaje durante al menos 24 horas, mientras la toxina botulínica se asienta.

Se desaconseja aplicarse botox al poco tiempo de recibir una vacuna porque este estimulará el sistema inmunológico y, en algunos pacientes, podría aumentar las reacciones inflamatorias de la sesión.

También debes comentar a nuestro equipo médico qué medicamentos estás tomando, incluso los de venta sin receta y los suplementos herbales y abstenerte de tomar alcohol unos días antes de la sesión.

Los días posteriores a una sesión con toxina botulínica necesitas evitar el ejercicio físico intenso, las saunas y las duchas muy calientes, así como la ingesta importante de alcohol. Dependiendo del paciente y de qué tratamiento ha recibido, aconsejar permanecer unas 4 horas sin recostarte. También debes evitar realizarte tratamientos faciales durante 2 semanas.

Por supuesto, evitando los ejercicios físicos intensos y las saunas al menos los dos días posteriores a la infiltración con botox.

Si te has puesto botox en la frente, evita el uso de gorras o peinados tirantes también durante uno o dos días. Como es lógico, tampoco puedes recibir masajes en la zona tratada durante unos días, para evitar que la toxina botulínica se desplace de donde el doctor la ha colocado. 

Si tienes bolsas en los ojos y has recibido una sesión de botox en la zona de las patas de gallo, espera unos días antes de aplicarte tus cosméticos con un masaje drenante.

Las sesiones de botox tienen un efecto gradual, que comienza a percibirse al cabo de cuatro días, a veces un poco más según el paciente y la zona tratada, siendo evidentes a las dos semanas. En general, el punto álgido del rejuvenecimiento facial con botox se experimenta al mes de cada sesión, momento en el que se mantiene durante varios meses.

Los efectos del botox para corregir arrugas y para tratar la hiperhidrosis oscilan entre 4 y 6 meses, dependiendo del paciente, de su metabolismo, de la dosis empleada y del problema a tratar.

¿Eso significa que necesito un tratamiento cada 4 meses?

No necesariamente. Si utilizas bótox para corregir arrugas causadas por la gesticulación, existe un margen de tiempo entre el momento en el que el bótox deja de hacer efecto, que es algo gradual, y cuando la piel comienza a resentirse y mostrar esas líneas de expresión que no nos gustan. Pero si quieres volver en 4 meses, ¡nos encantará volver a verte!

Tu cuerpo metaboliza la toxina botulínica durante 3-4 meses y la elimina de su sistema a medida que el movimiento muscular regresa gradualmente.

El mecanismo de acción de la toxina botulínica consiste en bloquear los receptores a nivel muscular para evitar la contracción activa de uno o varios músculos. Para lograr resultados visibles, pero que no interfieran con tu expresión facial normal, nuestros doctores eligen cuidadosamente qué músculos pinchar, respetando el movimiento de otros.

Dependiendo del paciente y de la zona, la inyección de botox puede ser molesta o dolorosa, aunque siempre damos la posibilidad de utilizar anestésicos locales o tópicos, según precises.

Bien aplicado y respetando las indicaciones para los días posteriores, no suele aparecer ninguno. Sin embargo, podrías tener dolor de cabeza, pequeñas rojeces o hematomas leves como consecuencia de las inyecciones, no del medicamento en sí.

Como sucede con muchos medicamentos, no se dispone de datos suficientes como para asegurar la inocuidad con el uso de la toxina botulínica durante el embarazo, por lo que se recomienda evitar su uso con fines estéticos y que un médico valore la relación riesgo beneficio cuando se usa el botox con fines clínicos, como en el tratamiento del bruxismo.

¿No sabes qué tratamiento es el mejor para ti?

Habla con nuestro equipo médico experto para preguntar lo que quieras y elegir el tratamiento ideal para ti.